Boletín Noviembre 2017

Gente Ambiente y Territorio Inicio / Boletín / 2017 / Noviembre / Contenido
Normativa Ambiental - Decreto 7.702

Paraguay: la soja y la ganadería están destruyendo la biodiversidad

Imagen del post El reciente decreto presidencial cambia el artículo 42 de la ley 422/73 que obliga a las personas a mantener un 25% de los bosques locales de todas las propiedades

Los ambientalistas paraguayos aseguran que el decreto presidencial 7702 firmado por el presidente Horacio Cartes facilita la deforestación en el país. Organizaciones internacionales como WWF han manifestado sus preocupaciones por la decisión de Cartes y aseguran que esta abre una ventana para que aumente el daño a la fauna, principalmente en la región del Chaco. De acuerdo con los expertos, el decreto presidencial cambiaría el artículo 42 de la ley 422/73 que obliga a las personas a mantener un 25% de los bosques locales de todas las propiedades.

Leo Rubín, político paraguayo y ambientalista, le dijo al medio local ABC que la norma aprobada por el presidente deja a los bosques locales desprotegidos contra la deforestación debido al incremento de la ganadería. El candidato a la vicepresidencia dijo que esto afectará la biodiversidad.

Mientras tanto, el Gobierno Nacional insiste en que este decreto no facilita una deforestación masiva. Rolando de Barros, Secretario de Medio Ambiente, aseguró para Radio 970 que "no hay ninguna modificación de la ley, por el contrario, este decreto complementa la normatividad ambiental del Chaco (...) solo queremos darle valor a los bosques y proteger las áreas más vulnerables". El funcionario aseguró que "nadie va a deforestar el Chaco, estamos luchando por proteger los recursos naturales".

Sin embargo, el congreso paraguayo ordenó derogar el decreto. La mayoría de los senadores lo consideraron "un plan que destruya los bosques. Estamos intentando garantizar el derecho de todas las personas para vivir en un ambiente saludable y ecológico", se mencionó. De acuerdo con el INFONA se deforestan 200.000 hectáreas por año.

EL CHACO, REGIÓN QUE CORRE MAYOR PELIGRO. Para los ambientalistas, la región que corre mayor peligro es el Chaco. Esta región occidental del Paraguay está llena de plantaciones de soja y de ganadería que deforesta 200.000 hectáreas cada año. Los expertos aseguran que esto sucede por la falta de normativas ambientales que prohíban esta masiva pérdida de bosques. De acuerdo con el reporte de INFONA (Instituto Nacional Forestal) en los últimos 6 años, el occidente paraguayo perdió 2 millones de hectáreas (97% de estas de forma legal).

Esteban Aranda, presidente de la fundación ambientalista Itá Enramada, le explicó a Latin American Post que "Paraguay está dividida en 2 grandes regiones: el Chaco (en el occidente) y la región oriental. El Chaco es bastante extenso y no tienen una irrigación natural adecuada. Sin embargo, tiene muchos bosques que lo protegen. Pero aun así hay varios problemas que están afectando esta región, como la ganadería. Las políticas actuales permiten la destrucción de los bosques para crear pasturas que alimenten a los animales. Estas son muy permisivas y esto afecta la biodiversidad".

WWF asegura que hay un alto riesgo de que el Chaco se convierta en un desierto si la tasa de deforestación continúa incrementando. La organización internacional explicó que la región occidental no tiene un proceso de regeneración adecuado debido a la falta de lluvias.

En los últimos días, 17 organizaciones ambientalistas le enviaron una carta a la Secretaría del Ambiente pidiendo que les expliquen las razones por las que se permitió una la deforestación mayor a la permitida en la ley 422. Las organizaciones están preparando una gran caravana que vaya desde la Secretaría hasta el Congreso para el viernes 24 de noviembre para apoyar los bosques nativos.

Fuente: Latin American Post | Santiago Gómez Hernández                                                                                                                                                                                            Copy edited by Susana Cicchetto