Boletín Marzo 2018

Gente Ambiente y Territorio Inicio / Boletín / 2018 / Marzo / Contenido
Proyectos

Incumplimiento y procesos penales, en firma adjudicada para primer tramo de Bioceánica

Imagen del post © Abc. Portadas de periódicos extranjeros que indican cuestionamientos a la empresa brasileña QueirozGalvão (Foto Gentileza)

La empresa brasileña QueirozGalvão, que conforma el consorcio adjudicado por el MOPC para la construcción de la ruta Bioceánica, tiene antecedentes de incumplimiento contractual e investigaciones por casos de corrupción en países de Sudamérica. Está ligada a casos “Lava Jato” y al “Club de la construcción”.

No es la primera vez que el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) elige a una empresa con este tipo de prontuario. Ya lo hizo, por ejemplo, en la asociación público-privada del aeropuerto al adjudicar a Sacyr (en stand by, sujeto al parecer de la Corte Suprema) y en el contrato del “superviaducto”, construido por Isolux (citada en España en medio de procesos judiciales por soborno y otros delitos).

En este caso, se trata de la adjudicación para construir el primer tramo del Corredor Bioceánico entre las localidades chaqueñas de Carmelo Peralta y Loma Plata. El consorcio Corredor Vial Bioceánico, integrado por la Constructora QueirozGalvão SA, de Brasil, y Ocho A SA, de Paraguay, fue el ganador de la licitación, convocada bajo la modalidad de “llave en mano”, regulada por la Ley 5074, según la cual se financia con capital privado el 100% del diseño, la construcción y la fiscalización de la obra.

La prensa extranjera se ha hecho eco en los últimos meses de los cuestionamientos a QueirozGalvão. Por ejemplo, el pasado 10 de marzo, el conglomerado de medios O Globo de Brasil publicaba sobre la rescisión de contrato a dicha compañía, por incumplimiento en la obra Línea 6-Naranja del Metro del Estado de São Paulo. Esta constructora forma parte de un consorcio que en tres años apenas avanzó 15% de la obra, adjudicada por 8.000 millones de reales (unos US$ 2.379 millones al cambio actual).

El diario Folha de São Paulo también recordaba el pasado día 9 que la obra de referencia está parada desde setiembre de 2016, tras difundirse el caso conocido como “Lava Jato”, un esquema de sobornos y coimas entre empresas de la construcción y autoridades de la brasileña Petrobras, en el que están involucradas, de acuerdo con la publicación, QueirozGalvão, Odebrech y otras empresas.

Pero los oscuros antecedentes de la compañía en cuestión trascienden las fronteras de su país de origen. De hecho, el 9 de marzo último se publicaba en el diario “La República”, de Perú, que las firmas QueirozGalvão y Andrade Gutiérrez “tendrían que abonar hasta 80 millones de soles (US$ 30 millones) de reparación civil al Estado peruano en caso de que resulten declaradas culpables por actos de corrupción en la construcción de la Avda. Néstor Gambetta, en el Callao”.

Así también, el diario El Comercio, de Perú, publicaba el 13 de enero último sobre las primeras detenciones en el marco de una investigación fiscal al “club de la construcción”, una presunta concertación ilícita de firmas constructoras para repartirse obras en ese país. La nota, firmada por la periodista Karla Ramírez Camarena, dice que dicho componente de firmas privadas estuvo integrado, entre otras, por QueirozGalvão, Andrade Gutiérrez y Mota-Engil (que aquí construye la resistida obra del metrobús).

QueirozGalvão cambió su cúpula directiva y recortó personal, unos 13.000 operarios, tras el caso Lava Jato, según dice Folha de São Paulo en su edición del 12 de febrero de 2017. El consejo de administración, no obstante, sigue conformado por Mauricio, Ricardo y Fernando de QueirozGalvão (herederos del fundador).

MILLONARIAS ADJUDICACIONES.  El primer tramo del Corredor Bioceánico fue adjudicado por US$ 421 millones. Son 277 km de asfalto en Loma Plata-Cruce Centinela-Cruce Paragro y Carmelo Peralta-Cruce Paragro. Además de QueirozGalvão SA (Brasil), integra el consorcio ganador la firma local Ocho A, de Luis Pettengill, a la que se le dio también la ruta Naranjal-Ruta 6 (US$ 42 millones) y ampliación de Rutas 2 y 7 (más de US$ 500 millones).

Fuente: Diario ABC Color

 

Bioceánica: defienden decisión

15/03/2018.  El ministro de Obras Públicas, Ramón Jiménez Gaona, defendió ayer la adjudicación del tramo del Corredor Bioceánico Carmelo Peralta-Loma Plata al consorcio Corredor Bioceánico integrado por la constructora Queiroz Galvão SA-Ocho A SA (Luis Pettengill). La empresa brasileña Queiroz Galvão tiene antecedentes de incumplimiento contractual e investigaciones por casos de corrupción en países de Sudamérica.

Ante la pregunta de por qué el MOPC acepta a firmas con antecedentes de procesos judiciales, Jiménez Gaona respondió que “la Ley de Contrataciones Públicas es la que establece qué empresas pueden participar y cuáles no. Ninguna de las empresas que participaron de esta licitación tiene un impedimento de acuerdo a lo que establece la Ley”. Sobre el caso específico de la compañía brasileña, dijo: “Hicimos una consulta al Brasil en el caso de la firma Queiroz Galvão y la comunicación oficial del Gobierno dice que esa empresa no tiene ningún impedimento para participar de licitaciones en el Brasil”.

En cuanto a por qué la convocante no pidió que las contratistas bajen los precios ofrecidos, alegó que “el reglamento establece que Hacienda tiene la facultad de hacer pequeños ajustes exclusivamente con la empresa que tenga la oferta más baja en el periodo competitivo. La última oferta que hizo la segunda mejor empresa (Mota Engil-Talavera Ortellado) es más un acto de ‘chicanería’ que otra cosa. Si tenían la capacidad de presentar una mejor oferta lo hubiesen hecho en el proceso competitivo, al momento de la presentación de ofertas como lo hicieron todas las demás empresas”, alegó.

Fuente: Diario ABC Color