Noticias

Gente Ambiente y Territorio Inicio / Noticias

Examen a Paraguay del CERD/ONU: preocupaciones y recomendaciones abordan situación en el Chaco

Imagen del post

El Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD por sus siglas en inglés) examinó los informes periódicos 4º a 6° de Paraguay, presentados en un único documento, en sus sesiones 2458ª y 2459ª, celebradas en Ginebra los días 8 y 9 de agosto de 2016. En sus sesiones 2477ª y 2478ª, del 22 de agosto de 2016, aprobó las observaciones finales, entre las que se mencionan situaciones que se presentan en el Chaco Paraguayo de manera específica, como en general en el país.

CASOS CON SENTENCIA DE LA CIDH. Se mencionan así las sentencias emitidas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en los casos Yakye Axa, Sawhoyamaxa y Xákmok Kásek, comunidades de los pueblos indígenas Enxet y Sanapaná (Chaco). El Comité acoge los esfuerzos realizados por el Estado parte para dar cumplimiento a las sentencias “Sin embargo, le preocupa que tales sentencias no han sido aun íntegramente ejecutadas, lo cual continúa afectando el ejercicio de los derechos de tales comunidades”. 

Así, el Comité exhorta al Estado parte a redoblar sus esfuerzos para el pronto y efectivo cumplimiento de los puntos resolutivos pendientes de implementar, contenidos en las sentencias emitidas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

PUEBLOS INDÍGENAS EN AISLAMIENTO VOLUNTARIO O CONTACTO INICIAL. El Comité manifiesta su preocupación por la falta de medidas apropiadas para proteger a los pueblos indígenas que se encuentran en aislamiento voluntario o en situación de contacto inicial y  expresa además su preocupación por la situación de vulnerabilidad que afecta en particular al pueblo Ayoreo Totobiegosode  (Chaco) “debido a la deforestación de sus territorios, poniendo en riesgo su supervivencia física y cultural.”.  

El Comité recomienda que el Estado parte “adopte, sin demora, medidas apropiadas que garanticen la protección de la supervivencia física y cultural de los pueblos indígenas que se encuentran en aislamiento voluntario o en situación de contacto inicial y adopte las medidas necesarias para garantizar su debida implementación, teniendo en cuenta las Directrices de protección para los pueblos indígenas en aislamiento y contacto inicial de la región Amazónica, el Gran Chaco y de la región Oriental del Paraguay. Asimismo, le alienta a dar cumplimiento efectivo a las medidas cautelares emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos núm. 54/13, de 3 de febrero de 2016 a favor del pueblo Ayoreo Totobiegosode.”.

TIERRAS, TERRITORIOS Y RECURSOS INDÍGENAS.  Preocupa al Comité “que el Estado parte todavía no cuente con mecanismos adecuados y eficaces para la reclamación y restitución de las tierras y territorios ancestrales y que un número significativo de pueblos indígenas carezca de tierras o aún no han obtenido un título legal de posesión. Además, le preocupa la falta de mecanismos efectivos de protección de los derechos de los pueblos indígenas sobre sus tierra, territorios y recursos, en parte, debido a las deficiencias que existen en el registro catastral y al acaparamiento generalizado de la tierra por entes privados, empresas o individuos, lo cual ha generado conflictos sociales y desalojos forzosos de los pueblos indígenas de sus tierras o territorios.”.

El Comité insta al Estado parte a:

“a) Establecer un mecanismo adecuado y eficaz que permita la reclamación y restitución de tierras y territorios ancestrales, asegurando la asignación de recursos humanos, técnicos y financieros adecuados para el funcionamiento efectivo de tal mecanismo;

b) Adoptar las medidas legislativas y administrativas necesarias para garantizar la protección de los derechos que tienen los pueblos indígenas a poseer, utilizar, desarrollar y controlar con plena seguridad sus tierras, territorios y recursos, incluso mediante el reconocimiento legal y la protección jurídica necesarias de conformidad con los estándares internacionales;

c) Adoptar todas las medidas necesarias, incluyendo sistemas de alerta temprana y acción urgente, para evitar que miembros de los pueblos indígenas sean víctimas de invasiones por parte de terceros en sus tierras, territorios y recursos y para garantizar su protección frente a desalojos forzosos de sus tierras y territorios.”.

IMPATO DE LA EXPLOTACIÓN DE RECURSOS NATURALES.  Las observaciones finales al examen de Paraguay registran preocupación “por el impacto negativo que tienen algunas actividades de explotación de recursos naturales como el extenso cultivo de soja y la tala de árboles en las condiciones de vida de los pueblos indígenas, afectando significativamente a sus formas tradicionales de subsistencia, así como los recursos hídricos que se encuentran en sus tierras y territorios.”.

El Comité insta al Estado parte a:  

“a) Tomar las medidas necesarias para controlar el cultivo de soja y la tala de árboles a fin que éste no traiga aparejado el detrimento en las condiciones de vida de los pueblos indígenas;

b) Llevar a cabo evaluaciones del impacto social y ambiental que puedan tener la explotación de recursos naturales que se desarrollan en territorios de pueblos indígenas, con el objeto de proteger sus medios tradicionales de subsistencia, así como los recursos hídricos;

c) Garantizar que los pueblos indígenas afectados por las actividades de explotación de los recursos naturales en sus territorios obtengan compensaciones por daños o pérdidas sufridas y tengan una participación en los beneficios obtenidos de dichas actividades.”.

CONDICIONES DE TRABAJO.  Las observaciones del Comité indican asimismo preocupación “por las informaciones que dan cuenta de las condiciones precarias de trabajo que enfrentan miembros de pueblos indígenas, particularmente en haciendas agrícolas y ganaderas del Chaco paraguayo, quienes en algunos casos, siguen siendo víctimas de explotación laboral.”.

El Comité reitera así recomendaciones anteriores “e insta al Estado parte a adoptar medidas inmediatas y efectivas para garantizar el pleno ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas en el Chaco paraguayo.”.

DERECHO AL AGUA Y ALIMENTACIÓN.  El Comité recomienda al Estado parte que “redoble sus esfuerzos para hacer frente de manera efectiva a la situación de inseguridad alimentaria y malnutrición infantil que afecta particularmente a los pueblos indígenas, y que asegure el acceso a un suministro seguro y asequible de servicios de agua potable y saneamiento por parte de los pueblos indígenas y afroparaguayos, especialmente en zonas rurales y remotas.”.

CONSULTA PREVÍA. Respecto del derecho de los pueblos indígenas a la Consulta previa, se insta al Estado paraguayo, entre otros puntos “a iniciar iniciar un proceso amplio de consulta y participación con los pueblos indígenas sobre el anteproyecto de ley sobre la consulta previa, asegurando que dicho anteproyecto cumpla con los estándares internacionales, en particular el Convenio número 169 sobre pueblos indígenas y tribales de la Organización International del Trabajo y la Declaración de Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas.”.

Cuestiones como el acceso a la salud, a la educación y a la justicia, la situación de defensores de derechos humanos y líderes indígenas, las múltiples formas de discriminación sufridas por mujeres pertenecientes a pueblos indígenas como mujeres afroparaguayas, las condiciones del Instituto Paraguayo del Indígena (INDI), y las condiciones para la participación política de los pueblos indígenas y afroparaguayos, son otras materias objeto de preocupación y recomendaciones del CERD.

Fuente: ONU/CERD, “Observaciones finales sobre los informes periódicos cuarto a sexto del Paraguay”. 26 de Agosto de 2016.

Aqui puede bajar el documento
ONU/CERD. Observaciones finales sobre los informes periódicos cuarto a sexto del Paraguay. Agosto de 2016