Patrimonio Natural y Cultural
Ayoreo Totobiegosode

Los Ayoreo Inicio / PNCAT / Los Ayoreo / El pueblo Ayoreo

El pueblo Ayoreo

Imagen del post

Los ayoreo constituyen en el Chaco Paraguayo uno de los últimos pueblos indígenas que poseen grupos que siguen viviendo exclusivamente según sus formas tradicionales de caza, recolección y horticultura. Sus miembros se autodenominan “Ayoréode” (masculino) y “Ayorédie” (femenino) y significa “hombre”, “persona”; los que no son de esta etnia reciben la denominación de cojñone “los que hacen cosas raras, cosas sin sentido”.

Históricamente el hábitat Ayoreo abarcaba una gran extensión, incluyendo prácticamente todo el Chaco boreal (Bolivia y Paraguay). Limitaba al Norte con las Salinas de Santiago y de San José en territorio boliviano (al Norte del Palmar de las Islas),  y en el Sur con el río Timane, en las cercanías del lugar que hoy lleva el nombre “Mayor Pablo Lagerenza”.

La composición étnica de los actuales ayoreo es resultado de un proceso de fusiones ínter tribales Zamuko a partir de dos hechos significativos: las hostilidades grupales que repercutían en constantes reestructuraciones sociales y el propio impacto que significó la misionalización jesuítica del siglo XVIII en la frustrada “provincia de Zamukos” que motivó el arrinconamiento y por ende un marcado proceso de fragmentación grupal, pautado en la propia economía de subsistencia y en la “actitud” de evitar contactos que pudieran significar motivo de “reducción”.

En el Paraguay el pueblo indígena ayoreo registra la presencia actual de tres grupos locales, los Garaigosode (habitantes de montes ralos), los Guidaigosode (los que viven en la aldea) y los Totobiegosode (habitantes del sitio donde abundan los pecarí), los que suman más de 2.000 individuos. En el Chaco paraguayo los encuentros pacíficos y hostiles entre los ayoreo y los blancos, cojñone, parecen remontarse en términos de frecuencia a las décadas de 1950 y 1960. De hecho, estos encuentros estaban determinados por la expansión de los cojñone en territorio ayoreo (explotación taninera, empresas ganaderas, colonización mennonita, establecimientos militares, etc.).

El solo temor que inspiraba el apelativo “Moro” entre los cojñone constituyó de por sí un obstáculo para cualquier encuentro pacífico con los silvícolas. Según destacan algunas tradiciones ayoreo, estos intentaron -en algunas oportunidades- tomar contacto con los blancos, pero los mismos siempre respondían a estas iniciativas con armas de fuego, causando heridos y muertos, por lo que los Ayoreo debían vengar los hechos. Cazar a un Moro era considerada una hazaña como cazar un jaguar.

Organización sociopolítica

El pueblo Ayoreo desconoce una organización sociopolítica que abarca toda la etnia. El grupo local constituye la unidad política y social más grande del pueblo Ayoreo. Ejerce la soberanía sobre todo el territorio habitado por sus miembros y tiene tradicionalmente su nombre propio, que se define por características geográficas o ecológicas específicas de la región o por acontecimientos históricos relacionados con ella. 

La economía ayoreo se basa en la caza y recolección, con una agricultura complementaria. El uso de los recursos del territorio esta restringido por normas culturales y por el cambio estacional de tiempo de lluvias a tiempo seco, lo que implica la utilización de regiones ecológicamente diferentes. En tiempo de lluvias se buscan sitios con tierras aptas para la agricultura y durante el tiempo seco se prefieren palmares y campos con caraguatá. Los únicos rubros que se pueden denominar de “producción”, en el sentido de transformar la materia prima son la agricultura y la fabricación de bienes de la cultura material. 

Entre los ayoreode se evidencian ciertas formas de cooperación en la cacería y en el trabajo existente dentro de la familia nuclear y de la familia extensa. Como compensación a la producción, principalmente individual, existen rígidas reglas de distribución de toda clase de bienes producidos, cazados, recolectados y encontrados. Distribuir alimentos o hacer circular otros bienes, es obligación para todos. 

Los Ayoreo Totobiegosode 

El grupo local Totobiegosode del pueblo Ayoreo como se lo conoce desde la década del 50 de este siglo, se ha venido desplazando en una zona tradicional de aproximadamente 2,8 millones de hectáreas. Habitaban la zona más austral del territorio ayoréode. Sus vecinos al noroeste fueron los Ducodegosode, al norte los Namacodegosode y al noreste los Garaygosode entre otros grupos locales ayoréode.

Originalmente el grupo local tenía el nombre de Amotocogosode (que se refiere a las tierras arenosas con espartillar, la tierra predilecta para el cultivo) que hacía mención a los muchos lugares con tierra para preparar huertas. Hasta los años sesenta, los Totobiegosode constituyeron un grupo local bastante grande. La aparición de cazadores de pieles en la parte norte de su territorio y los frecuentes ataques de Guidaigosode - quiénes en 1968 se instalaron en la Misión de Faro Moro, en pleno territorio Totobiegosode- y de Garaigosode, quienes ahora con armas de fuego generaban encuentros de alta mortandad con el grupo de la selva, fueron factores que redujeron considerablemente el número de supervivientes Totobiegosode.

La mayoría de los Ayoreo Totobiegosode que salieron de la selva vivía a finales de los años 80 en la Misión de Campo Loro, donde fueron incorporados al conjunto de diferentes grupos locales tradicionales. La relación que se establece entre éstos se halla determinada desde el momento del primer contacto: el isai (el agarrado) y el isasori (el agarrador)

En el año 1993 los Ayoreo Totobiegosode iniciaron ante el Estado Paraguayo la tramitación jurídica del remanente de bosques de sus antiguos dominios, localizado en el actual Departamento del Alto Paraguay, con una extensión apróximada de 550.000 hectáreas. La demanda de legalización de una parte de su territorio tradicional tuvo entre sus principales motivos el de impedir el extermino de sus parientes que de desplazan en los montes, evitando el contacto. Al amparo de la legislación vigente y de los convenios internacionales ratificados por el país, dichos trámites prosiguen hasta la fecha.

En tanto las familias Guidaigosode se encuentran mayormente asentadas en aldeas del Chaco Central y los Garaigosode en comunidades localizadas en la ribera del Río Paraguay, los Totobiegosode han comenzado a repoblar desde el año 1997 sus tierras ancestrales, situadas en la selva que aún permanece al sur del Alto Paraguay.
 
Fuentes Bibliográficas
Bartolomé, Miguel Alberto (2000) El encuentro de la gente y los insensatos. La sedentarización de los cazadores ayoreo en el Paraguay. Edit. Instituto Indigenista Interamericano/OEA – Universidad Católica, Asunción.

Fischerman, Bernardo; Regehr, Verena (1999) Características y uso del territorio Ayoreo Totobiegosode en el Chaco Central del Paraguay. Estudio Antropogeográfico. Asunción.
Pastore, Carlos (1972) La Lucha por la Tierra en el Paraguay. Edit. Antequera, Montevideo.
Perasso, José (1987) Crónicas de cacerías humanas: la tragedia Ayoreo. Edit. El Lector, Asunción.

Von Bremen, Volker (1994) El reclamo de tierras de los Ayoreo Totobiegosode. Informe Antropológico.

Fuentes Cartográficas
GAT. Archivo Documental, 2007
Carte de la Repúblique du Paraguay, Bougarde, 1889
Mapa de la República del Paraguay, Criado, 1907