El Chaco

Gente Ambiente y Territorio Inicio / El Chaco

Historia Geológica del Chaco

Imagen del post

Hasta hace cerca de nueve millones de años, la planicie chaqueña formaba, junto con la llanura pampeana, el fondo de un mar poco profundo y cálido. Este mar desapareció al elevarse el continente. Al oeste por los plegamientos que originaron los Andes, al este por las estructuras antiguas de las tierras altas o mesetas del Planalto brasileño.

Así el espacio chaqueño situado entre ambas estructuras altas, se colmató por la aportación de sedimentos, arenas y otros materiales como guijarros, canto rodado y limo, producto del desgaste por la erosión de las áreas elevadas de los bordes, y aportados por ríos y vientos.

Fue en la era Cuaternaria, hace tres o cuatro millones de años, cuando se inició la etapa más decisiva de la historia del Chaco, pues las enormes variaciones climáticas de este periodo, la llegada de faunas de América del Norte, posible por la elevación sobre el nivel del mar del istmo de Panamá, que se mantenía sumergido desde millones de años atrás, las glaciaciones –periodos mundiales muy fríos y de enorme duración- y la culminación de la elevación de los Andes, crearon las condiciones actuales.

El Gran Chaco es el área boscosa más grande del continente después de la Amazonas. El paisaje chaqueño moderno comenzó a instalarse no hace más de 12.500 años, por ello puede ser considerado joven y frágil. El conjunto medioambiental del Gran Chaco (las condiciones climáticas tropicales y subtropicales, el contacto con las regiones biogeográficas del Cerrado y los Andes, las peculiaridades geomorfológicos) explica una notable riqueza de flora y fauna con importantes recursos genéticos, que hacen del Chaco un área internacionalmente clave en términos de conservación de la biodiversidad.